Posteado por: bibliopress | noviembre 29, 2006

¿Cómo ayudan a aprender las construcciones?

El juego manipulativo de las construcciones es un instrumento pedagógico que favorece el desarrollo del niño o la niña. Las construcciones son juguetes poco sofisticados ideales para el aprendizaje, con una clara función educativa, que ayudan al niño o la niña a desarrollar sus capacidades motrices, cognitivas, afectivas, fantasmáticas, conativas, sociales y relacionales.

Dimensión motriz

Jugar con las construcciones ayuda al niño o la niña a la maduración motriz de los segmentos de su cuerpo, sobre todo de las extremidades superiores. Al coger una pieza, el niño o la niña tiene que hacer fuerza con todos los dedos para hacer una pinza y sujetar correctamente la pieza. La repetición de este gesto desarrolla los músculos de los dedos, de la mano y también del resto del brazo hasta el hombro. Estos movimientos serán cada vez más precisos y controlados, y, paralelamente, la coordinación visomotora será más ajustada.

Construyendo también se beneficia el afianzamiento de la lateralidad y del eje de simetría corporal.

Todas estas prácticas motrices son, indirectamente, ejercicios grafomotores que ayudarán al niño o la niña en la adquisición de la escritura.

Dimensión cognitiva

Como ya hemos visto, es una actividad que implica movimiento, manipulación, o sea, motricidad, pero también reflexión, descubrimiento, racionalización; es decir, que estamos hablando de una actividad motriz y mental al mismo tiempo. Esta conjunción permite la construcción del conocimiento lógico-matemático (resolución de problemas, cantidades y números, similitudes y diferencias, seriaciones, etc.), del conocimiento geométrico (manipulación de formas, simetrías y disimetrías, ángulos, translaciones, etc.) y de la representación del espacio y la estructuración espacial (las distancias, las direcciones y las orientaciones, etc.). Además, el hecho de manipular los objetos y construir es acompañado por el lenguaje verbal que describe o anticipa la acción: “pongo la pieza encima”, “voy a hacer una torre muy alta”, “se han caído dos piezas”, “pondré un rectángulo”, que enriquece intelectualmente el movimiento.

Dimensión afectiva-fantasmática

Por otro lado, a través del ejercicio y la destreza los niños y las niñas pueden imitar lo que ven y también tiene la posibilidad de construir nuevas formas, es decir, de poder hacer diseños exclusivos. Es una oportunidad de probar la propia creatividad y de sentir satisfacción al crear estructuras que no existían antes, estructuras que reflejan y canalizan el mundo que imaginan, un mundo que se va formando a partir de las propias experiencias, deseos y miedos. Esta labor creativa, al igual que el dibujo, ayuda a los niños y las niñas a expresar y afrontar los sentimientos, es decir, que las construcciones realmente son una proyección de su propia subjetividad, de su historia personal y de su dinámica afectiva.

Dimensión conativa

Lo que los niños y las niñas necesitan para ser realmente creativos es poner en ello todo su empeño y convertir la actividad en la que estén trabajando en algo propio. Es difícil interrumpir a un niño cuando juega con las construcciones porque se muestra muy perseverante con lo que produce. Por otro lado, también tiene que aprender a aceptar la frustración cuando las construcciones caen o algún compañero las hace caer.

Dimensión socio-relacional

El hecho de construir entre todos, de crear conjuntamente a partir de los objetos, de buscar juntos la manera de resolver las dificultades que presenta un objetivo común, de repartirse el trabajo, de cooperar en una organización, hace que se favorezca la convivencia y el espíritu de grupo. Los niños y las niñas ponen sus conocimientos al servicio de todos, por el placer común de una obra común.

Las personas adultas podemos utilizar el juego de construcción como herramienta de observación para comprender mejor algunos procesos de nuestros niños y niñas.

Autor: Eva Musons ( Escuela Pia Balmes. Barcelona evamusons@yahoo.es )
Revista: Aula de Infantil (Número: 28)
Fecha de publicación: 11 / 2005 (España)
Fuente bibliográfica: Aula de Infantil
© 2005 Editorial Graó, de IRIF, S.L.
Código documento: 1328063


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: